Padre encontró a su hija con su novio en una situación comprometedora, esto es lo que hizo…

El ser padre no es nada sencillo, primero porque es una responsabilidad inmensa la cual debes afrontar con tu pareja, tanto así que una vez que eres padre la vida te cambia por completo en más de un sentido, por lo que hay un antes y un después.


Anuncios

Lo interesante de ser padre como tal viene cuando tienes una hija, si bien es cierto que el tener un hijo varon también es una bendición de igual magnitud, pero el tener una hija se hace bastante peculiar porque debes lidiar con otros hombres que tarde o temprano terminarán con ella.

De este caso es donde salen las numerosas historias de esos suegros que no les dan permiso a las hijas de hacer nada, las cuales deben siempre seguir toda clase de reglas absurdas para que su papá se sienta en confianza.

Lo peor de esto es que eso provoca que las hijas quieran salir de la casa cuanto antes, de hecho, hoy te traemos la historia de un padre que encontró a su hija con el novio, nop vas a creer lo que hizo.


Anuncios
[spoiler title=”Leer nota completa” class=”my-custom-spoiler”]

El papá que encontró a su hija con el novio

Como toda historia, esto ocurrió en un día tranquilo cuando su papá se encontraba en la casa, él mismo nos narra la historia en el siguiente texto:

“Una mañana como todos los días bajé las escaleras de la casa, aunque para sorpresa mía me encontré con que mi hija de apenas 17 años estaba durmiendo con un chico que estaba totalmente desnudo en el sofá. Yo silenciosamente hice el desayuno mientras pensaba que era lo que tenía que hacer a continuación. Cuando termine de preparar el desayuno llame a mi esposa, mi hija (la menor) e hijo para que se vinieran a desayunar. Les pedí que por favor no hicieran ruido, y así fue. Ya cuando todos estaban sentados en la mesa, me dirigí al sofá que estaba cerca de la mesa y con voz gruesa dije: ‚ ¡Joven, el desayuno está listo! ‘, en ese momento el chico que aún permanecía dormido, dio un salto que fue el más grande que haya visto en mi vida. Él rápidamente se vistió, aunque todos pudimos notar el miembro tan destacado del chico, además de que pude ver que mientras se dirigía a la mesa, iba muy nervioso y casi temblando. Mi hijo que media más de 1,80 le dio una palmada en la espalda para enseñarle su silla, y eso lo asusto aún más.

Ya sentados en la mesa, yo con mi acento ruso y voz muy aguda, le hice una pregunta al joven diciéndole que iba a ser muy importante: “¿Te gustan los gatos?”.

Al instante de que me contesto, pude darme cuenta de que era un chico agradable, simpático, inteligente, aunque casi sin educación.

Al chico ya lo conocía porque tenía saliendo 1 mes con mi hija, y en ese tiempo pude darme cuenta de que era una gran persona, pues todos los días venia en bicicleta a acompañar a mi hija a su escuela, la iba a traer y se aseguraba de que llegara con bien. Además, cuando ella enfermó, él estuvo siempre a su lado, siendo muy compasivo con ella aun en sus cambios de humor.

La relación amorosa entre ellos siguió y después de un tiempo, mi hijo vino a hablar conmigo porque yo le había pedido que lo investigara. La información que me trajo fue que en realidad el chico era un sin techo debido a que su padre, un ser que lo maltrataba, se había suicidado, y tres semanas después de eso, su madre que era adicta al crack también hizo lo mismo. Desde ese entonces el chico había estado viviendo en muchos lugares: casas abandonadas, supermercados, hoteles sucios, y había estado trabajando en la construcción, aunque su empleo actual era apalear los excrementos de los caballos. Era mucha carga para él, aunque aun así era muy atento con la familia y por supuesto con mi hija.

Lo que al principio más me sorprendido fue que mi hija conviviendo en su escuela con chicos de sonrisas bonitas, educación perfecta y muy buenos modales, se haya fijado en este chico. Aunque rápidamente se me vino a la mente ese dicho de que en el amor no se manda.

Mi hija se llevaba muy bien con él y por eso yo le tenía mucha confianza. Además, mi hijo que era un poco mayor que él, también se llevaba bien con el chico. Toda esta historia del muchacho se la conté a mi esposa e hija, y ambas lloraron. Poco tiempo después, con todo lo que sabía, le ofrecí al chico la casa de huéspedes dentro de nuestro hogar y le dejé en claro que de ahora en adelante lo quería ver en ese lugar todas las noches, pues seria su nueva casa. Además, le ofrecí comprarle muebles, aunque este dijo que la molestia era mucha y que el prefería comprarlos o crearlos, pues sabía muy bien hacerlos. Al escuchar eso me impresione, otros hubieran dicho que sí, sin embargo, él prefirió crearlos o comprarlos por el mismo.

No fue todo lo que le ofrecimos, pues con el tiempo le dimos educación y mi esposa lo veía como un hijo, yo con el tiempo también. 15 años más tarde, en el 2000, mi hija y el aún siguen juntos, ya se casaron y tienen un gran negocio prospero, además, me dieron 3 hermosos nietos.

Si ese día cuando me encontré al muchacho con mi hija en el sofá durmiendo hubiera actuado de una manera más cruel, hoy en día quizás fuera muy diferente todo. Lo que obtuve con esa acción fue lograr que mi hija tuviera una gran familia y que nunca nadie le rompiera el corazón, algo que agradezco mucho”.

¿Qué te pareció esta historia?

Si te gustó no olvides compartirla.
[/spoiler]

Check Also

Mira cómo limpiar la union de los azulejos, Quedaras en Shock con este limpiador Hecho en Casa!!

Tener nuestra casa impecable eso habla muy bien hacia una persona o la familia quien …